Columna izquierda
Vinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.x

lecturaNos aburrimos con facilidad, somos personas sensibles a las distracciones, creativas e intensas. Si creciste con TDAH, es probable que siempre te sintieras “diferente”. Ahora tienes aquí una explicación científica, por fin, de por qué actuamos como lo hacemos.

Algo que he llegado a comprender – y que las personas con TDAH saben desde pequeñas – es que tener un sistema nervioso con TDAH es como haber nacido en otro planeta.

La mayoría de las personas con TDAH siempre han sabido que son diferentes. Sus padres, maestros, jefes, cónyuges y amigos les decían que no encajaban en el patrón común y que tenían que ponerse pronto las pilas si querían hacer algo en la vida.

Como si fueran inmigrantes, les decían que se asimilaran a la cultura dominante y se volvieran como los demás. Desgraciadamente, nadie les dijo cómo hacerlo. Nadie les reveló el gran secreto: no podrían, por mucho que lo intentaran. Sólo cosecharían fracasos, empeorados por la acusación de que nunca tendrían éxito porque el TDAH en adultos significaba que no dedicaban el suficiente esfuerzo o no durante el suficiente tiempo.

Parece extraño llamar trastorno a algo que tiene tantas características positivas. Las personas con un sistema nervioso de tipo TDAH suelen ser muy buenas solucionando problemas. Se adentran en problemas que han dejado perplejos a los demás y encuentran la respuesta. Son personas afables, simpáticas y con sentido del humor. Tienen lo que Paul Wender llama “determinación incansable”. Cuando se enganchan a un desafío, lo abordan de diferentes maneras hasta que consiguen dominarlo – y pierden todo interés cuando ya no es un desafío.

Si tuviera que nombrar las cualidades que aseguran el éxito en la vida, diría: ser inteligente, usar esa inteligencia de modo creativo y ser popular. También elegiría ser trabajador y servicial. A mí me gustaría tener muchos de los rasgos de las personas con TDAH.

dia de pagaEl dinero que se le da a los menores puede servir para satisfacer sus caprichos o contribuir a fomentar el autocontrol

Los padres españoles son de los más generosos con sus hijos. España es el tercer país de Europa que más paga da a los niños de entre cinco y 15 años, con una media de 30 euros al mes, le siguen Francia e Italia, según la agencia de comunicación y marketing infantil y adolescente The Modern Kids (TMKF). Pero, ¿las madres y los padres españoles les están dando realmente una oportunidad a sus hijos para que aprendan a gestionar su dinero o les están enseñando a malgastarlo? ¿De qué depende que los niños se conviertan en pequeños consumistas o en seres autónomos?

Con la paga se expresa la forma en que los españoles se relacionan con sus hijos. “Se está utilizando el dinero para cubrir carencias, para suplir el tiempo (que no se pasa con ellos)” advierte la psicóloga clínica Esther Legorgeu Bermejo. La falta de tiempo de los padres hace que muchas veces estos busquen satisfacer de inmediato a sus hijos, afirma Legorgeu. Se recurre a comprar juguetes, a comprar el móvil que todos tienen o a satisfacer cualquier otro tipo de capricho

Pero, para Legorgeu, la paga no solo expresa cómo educamos a los niños sino la forma en que operan nuestras sociedades, donde lo que domina es la búsqueda del placer inmediato. Amazon ilustra cómo funciona esta lógica, “con Amazon en una hora tienes lo que quieres”, advierte la psicóloga. El problema es que “le enseñamos a los niños a vivir por encima de nuestras posibilidades”, añade.

primerapUn niño movido no tiene por qué ser hiperactivo ni tener déficit de atención (TDAH). Sin embargo, si tenemos la sospecha, es importante acudir al médico para que lo valore y establezca un tratamiento individualizado. De esta manera, se evitarán secuelas que afectan al desarrollo y a su calidad de vida.

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) sigue siendo un motivo de preocupación de padres, madres y profesores. Solemos asociarlo a niños que no se están quietos, no pueden concentrarse, van y vienen sin prestar apenas atención, se muestran impulsivos o, incluso, maleducados. De hecho, todos conocemos algún niño hiperactivo o, al menos, pensamos que lo es. Sin embargo, debido a que no existe un marcador biológico o una prueba que determine si se padece o no TDAH, no es posible confirmar a simple vista si un niño es más movido de lo normal o si, realmente, sufre esta patología. Por ello, es importante olvidar los prejuicios o las etiquetas y dejar en manos de profesionales el diagnóstico de este problema.

¿Qué es el TDAH?

Es una patología que afecta, aproximadamente, al 5 por ciento de la población infantil. "Está caracterizada por un desequilibrio de neurotransmisores (encargados de conectar unas neuronas con otras) en varias regiones cerebrales, en concreto a nivel frontal, que es la zona del cerebro que nos permite atender y concentrarnos en el trabajo que estamos realizando. Esto provoca un déficit de sustancias químicas como la dopamina y noradrenalina y, por eso, las personas que lo sufren tienen problemas para concentrarse, dominar sus impulsos y sus emociones", señala el psicólogo clínico Rafael Guerrero, director del gabinete Darwing Psicólogos en Madrid y autor del libro 'Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad. Entre la patología y la normalidad' (Ed. Cúpula). Por tanto, este trastorno no es culpa de los padres ni tiene que ver con factores culturales o educacionales. Es una enfermedad y debe diagnosticarse y tratarse como tal.
Buscar ayuda de un profesional

Los padres de los niños con TDAH necesitan también mucho apoyo porque suelen sentirse desbordados

familiadesbordadaLas familias con hijos diagnosticados de Trastorno por déficit de atención (TDA) o Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) viven una situación de desgaste muy acusada. Están preocupados por las dificultades que se encuentran en la vida cotidiana con sus hijos y también por cómo proyectan la imagen de sus hijos en el futuro.

Pongámonos en la piel del niño. Es un niño que se despista con facilidad, que le cuesta seguir el hilo de las lecciones que escucha. Tiene dificultades para estructurar la información, organizarse la tarea y planificarse en el tiempo. Se le pierden sus cosas continuamente, aquello de lo que se tiene que acordar todos los días. Es consciente de que está “en las nubes” pero, muchas veces, ni siquiera puede expresar en qué nubes está. Busca satisfacer sus necesidades en el aquí y el ahora. Nos lo explica María Chamorro Ortiz, psicóloga de Grupo Doctor Oliveros

Se frustra con mucha facilidad, muestra dificultades evidentes para sostener la espera y tolerar esa frustración. Reacciona emocionalmente con rabietas, con gritos y, en algunas ocasiones, pegando a los padres.

Desayuno SaludableLa glucosa natural y los hidratos de carbono son necesarios para el cerebro, pero ingeridos en altas cantidades, sobre todo procedentes de alimentos procesados, empeoran los problemas de aprendizaje y atención de los menores

La teoría está muy clara, pues incluso nos la recuerda el refranero popular: «desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo». Sin embargo la práctica falla, ya que tan sólo el 25% de los españoles realiza la primera comida del día de forma adecuada, cifra que cae estrepitosamente cuando se trata de los niños, pues únicamente el 2,8% de los menores de 16 años lo hace con calidad, según el informe «Estado de situación sobre el desayuno en España», publicado esta semana por la Fundación Española de la Nutrición, FEN, con motivo del Día Nacional del Desayuno celebrado el martes 13 de febrero.

Pero eso no es todo, ya que, además de desayunar mal, algunos, incluso, van un paso más allá y ni siquiera comen nada al levantarse. En concreto, el 9% de los españoles no desayuna «por ausencia de hambre o por falta de tiempo», dato que crece hasta el 11% entre los niños y los adolescentes, que llegan a la escuela y al instituto sin haber ingerido ningún tipo de alimento.

No desayunar o hacerlo mal pasa factura a la salud, principalmente en los niños, ya que, según los expertos, agrava los problemas de rendimiento y de atención en la escuela. «La evidencia científica certifica que hay una alta relación entre el hecho de desayunar productos muy ricos en azúcares añadidos y en grasas saturadas con los problemas de aprendizaje y el trastorno de déficit de atención con hiperactividad, TDAH», asegura Tomás Ortiz, director del Departamento de Psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, quien explica que «la glucosa y las grasas son necesarias para el funcionamiento del cerebro, pero cuando hay un exceso de esas sustancias, principalmente si proceden de alimentos procesados que implican grasas ‘‘trans’’ o saturadas, sal y azúcares añadidos, empeora el rendimiento y la capacidad de concentración. Y todo esto se acrecienta cuando, además, el niño duerme mal y está poco hidratado».

Quienes somos

equipo direccionLa Asociación ACODAH, nace de la iniciativa de un grupo de madres y padres con niños/as que padecen TDA con o sin Hiperactividad en la provincia de Córdoba. Somos una organización sin ánimo de lucro, que se encuentra inscrita en el Registro de Asociaciones de Córdoba con el nº 5802 de la sección 1ª. LEER MÁS

Que es TDAH

tdahEl TDAH o Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad es un trastorno neurobiológico de carácter crónico, sintomáticamente evolutivo y de probable transmisión genética que afecta entre un 5 y un 10% de la población infantil, llegando incluso a la edad adulta en el 60% de los casos.

LEER MÁS

TDAH:Características

tdahtipoLas dificultades de atención, pueden manifestarse en situaciones sociales, académicas o laborales. Deben presentarse en una intensidad desadaptativa, durante un mínimo de 6 meses y en discordancia con el nivel de desarrollo del niño.

.

 LEER MÁS

TDAH: Tipos

tdahtPuede que escuche que los términos “TDA” y “TDAH” se usan indistintamente. Pero, técnicamente el TDA es el término no oficial de uno de los tres subtipos de TDAH.

Muchas personas piensan en la palabra “hiperactivo” cuando escuchan el término “TDAH”. Pero es posible tener TDAH sin ser hiperactivo. LEER MÁS